Conexión de Invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Mar Mar 10, 2015 3:03 pm por Invitado

» Un frío presentimiento
Vie Dic 19, 2014 4:28 am por Austin

» Finales
Lun Dic 15, 2014 10:11 pm por Eriön

» Golpe - Besho o Abrazo
Vie Dic 12, 2014 12:43 pm por Eriön

» Continua la Historia!
Dom Dic 07, 2014 3:55 pm por Ritsen

» Novedades para diciembre
Vie Dic 05, 2014 11:17 pm por Abalon

» La espada del Destino - Afiliación Elite
Vie Dic 05, 2014 11:01 pm por Abalon

» Hola a todos
Miér Dic 03, 2014 7:43 pm por Eriön

» Bat-Cat
Miér Dic 03, 2014 1:25 pm por Ritsen

Otoño
Telurian se encuentra en la estación otoñal, las bajas temperaturas y vientos golpean las ciudades y hacen crecer la humedad del aire mientras los bosques ceden a los vientos y pierden sus ya secas y amarillentas hojas. En el desierto se crean peligrosas tormentas de arena.
Síguenos en
Siguenos en
Afiliación Hermana
Afiliados Elite
Photobucket3535tales.pngStrange Land!3535ledd.png
Incompletas
Directorios

Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos - Mañana -

Ir abajo

Privado Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos - Mañana -

Mensaje por Ritsen el Lun Nov 17, 2014 10:55 pm

Una mañana como cualquier otra en uno de aquellos pueblos escondidos en el desierto de Telurian, eran aproximadamente las seis de la mañana y el sol ya brillaba con gran fuerza, los dragones acostumbrados a estos eventos se levantaban más temprano de lo habitual que otras tribus e inclusive raza, por lo cual, a esta hora ya había bastante movimiento, pero no nos distraigamos de lo importante, este era un día especial para nuestro aventurero, el joven Ritsen cumplía su mayoría de edad, a pesar de que  a él no le interesaba ganar un año más de vida, era el hecho de que dejaba de ser tan solo un niño ante los ojos del pueblo y sin embargo no por ser este lo empezó diferente a otros, pues ya era tarde y no había asistido a sus clases.

- ¡ahhh! – exclamo mientras estiraba sus aún jóvenes brazos y seguido, como de costumbre, se refregó los ojos con una sonrisa en su rostro, pues no anhelaba otra cosa más que conocer algún nuevo lugar, aunque ya conocía bastante las cercanías del pueblo.

Se levantó de su cama buscando su ropa y acomodo un  poco su cabello, no mucho, pues no le interesaba como se viera, sino más bien que a él no le molestara, mientras caminaba hacia la salida de su casa. El sol dio de lleno al portal, cegándolo solo por un breve momento, cuando se recompuso comenzó a caminar, la gente iba de aquí para allá, trabajando y aportando al pueblo, pero a medida que se encontraban con Ritsen, una especie de desprecio aparecía seguido de un cuchicheo, ya nada interesaba para él, aquellas cosas era de lo más normal, de hecho solo hablaba con sus padres, que lo apoyaban secretamente, ya que él había heredado aquel espíritu de ambos, pero con una mayor determinación para llevarlo a cabo.

Cuando por fin alcanzo la periferia, comenzó a correr, aparentemente sin rumbo, cuando alcanzo cierta velocidad que parecía que no podría correr más, sucedió aquella maravilla de los dragones, su cuerpo comenzó a mutar a medida que adoptaba la posición de uno, un dragón color ocre, cuando finalizo se podía notar una leve sonrisa aquí vamos pensó y elevo el vuelo rápido, pero no por ello con experticia pues jamás asistió a las clases de vuelo, el prefería el aprender haciendo.

Tomo gran altura y sentía el aire pasaba a gran velocidad por entre sus alas, giraba de vez en cuando, sintiendo lo mismo que una lagartija al sol, una que otra vez realizaba piruetas en el aire, pero con mucho cuidado, ya le había pasado que perdía el control y se arrojaba de lleno contra la arena.

Él ya sabía su destino y quería llegar luego, no había tiempo que perder.
avatar
Ritsen
Dragones

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/11/2014

Hoja de personaje
Telurianos: 50 monedas
Nivel: 0 / 15
Puntos de Exp.:
53/500  (53/500)

http://www.teluriantales.com/t315-id-ritsen-zerstorer-ughdara

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos - Mañana -

Mensaje por Ritsen el Mar Nov 18, 2014 10:39 pm

Llegó al mismo y solitario lugar al que se dirigía para buscar algo de paz y tranquilidad, un lujo que en otros tiempos es escaso y caro.

Se hallaba en el Reino Tesadúlico, en una de todas esas montañas, desde allí se podía observar un vasto territorio con un gran juego de colores entre que empezaba con un color ocre en la lejanía y mientras se acercaba un, más amistoso, verde. Las nubes intentaban, incansablemente, cortar en vano las montañas, en conjunto con un fuerte vendaval. Ritsen en una de las cimas abría y cerraba sus alas, jugando y sintiendo como cambiaba su curso el viento mientras descansaba allí. El viaje había sido largo y un descanso era lo más normal, recordando aquella primera vez que llego a las montañas, creía que estar en la cima de la montaña era como estar en el cielo mismo, pues se sentía poderoso, pocos serían los que se aventurarían para allá, era un lugar casi exclusivo para los de su especie.

Pasaron unos minutos hasta que Ritsen retomo su forma normal, tomando cuidado de no resbalar, allí se sentó y tomo una piedra con su mano derecha y jugaba a lanzarla hacia arriba para volver a atraparla – es un buen lugar para celebrar un cumpleaños solo, después de todo, somos pocos los que apreciamos estas pequeñas maravillas – murmuró para sí mismo, nadie más debía de escuchar.

El viento seguía incansablemente con su fuerza y el cabello del joven Ritsen se agitaba con el mismo, sujetó la piedra con fuerza, cerró los ojos y se recostó, tan solo sería por un momento…

- Pueblo de Ritsen –

- Compañeros, como todos saben hoy es el día en que uno de nuestros integrantes llegara a la mayoría de edad, no ha sido nuestro mejor ejemplo, pero es uno de los nuestros – hablaba el jefe del pueblo, un hombre mayor y sabio, escogido por entre todos, el cual siempre era obedecido por su conocida infinita inteligencia y sabiduría, pero esta vez actos de desorden y desprecio emergieron del pueblo, todos respondían a que no deseaban al recién mencionados – Silencio por favor, ante todo es nuestro vecino, es uno de nosotros, un dragón, hemos sido incesantemente buscados y cazados por los despreciables humanos, y no les daremos en el gusto extinguiéndonos nosotros mismos -  en estos momentos la gente se apaciguo pero se escuchaban algunos murmullos – es verdad que no es el mejor, pero debemos mantenernos unidos, algunos deberán desechar su idea de conocer o viajar incesantemente por este mundo, pues nuestra labor esta para con el pueblo, si en un futuro lográsemos establecernos eficazmente todos estos deseos podrán ser cumplidos, pero no por nosotros, sino por nuestros nietos – ahora la gente se mantenía aún más callada, ya casi nadie hablaba, el jefe se había hecho notar.

Entre el público se pudo ver uno de ellos que no se dejaba llevar por unas simples palabras, por una oratoria simple pero sincera, no, él se sentía más listo que los demás, se transformó en un dragón plateado y se puso frente a todos al lado del jefe y volvió a ser humanoide, en un acto tan solo de hacerse notar.

- Gente, todo tiene un límite, y Ritsen ya lo ha superado, ha llegado a la mayoría de edad y ni siquiera ha asistido a un cuarto de las clases, no podemos dejar que siga entre nosotros, después sus propios hijos, los más jóvenes, pensaran que esto es normal – hizo gran énfasis en esto, sabiendo que les preocuparía a los padres – imagínense unos años más, todos huyendo y viajando por todos lados, desperdigándonos por el mundo como un racimo de uva, perdiendo nuestra cultura, nuestras costumbres, nuestra raza – sus jóvenes palabras lograban poner tensa a la gente que ya comenzaba a dudar – señores, esto ha llegado a su fin, no podemos permitir más, debemos ser hostiles con los que nos quieran matar, pero aún más con quienes nos destruyen desde adentro -  la gente comenzaba a gritar a favor de él – no nos dejemos engañar, tomemos las precauciones, el fin está cerca, pero no para nosotros si no para Ritsen, yo sé que llevamos años sin aplicar esta ley, pero para casos extremos hay que tomar medidas extremas, señoras y señores… yo propongo… - dejo un denso silencio, inclusive se sentía que el viento había amainado – yo propongo… el destierro para Ritsen Zerstörer Ughdara – saboreaba su victoria, no todos los días se ganaba algo así, y con estas palabras el pueblo aclamaba, creían haber tomado la mejor decisión y ya nada les haría cambiar de opinión, el joven dragón miro al jefe con actitud desafiante, el jefe sabiendo que había perdido, no se dejó llevar por las amenazas de un joven, menos, sabiendo que era Bastius Cameux Silex, uno de los jóvenes más revolucionarios que estaban ganando fama entre un pueblo que se creía en apuros, que se creía extinto.
avatar
Ritsen
Dragones

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/11/2014

Hoja de personaje
Telurianos: 50 monedas
Nivel: 0 / 15
Puntos de Exp.:
53/500  (53/500)

http://www.teluriantales.com/t315-id-ritsen-zerstorer-ughdara

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos - Mañana -

Mensaje por Ritsen el Lun Nov 24, 2014 9:38 pm

El tiempo pasa inevitablemente y nada se puede hacer contra ello, así finalmente pasa el mediodía y llega la tibiez de la tarde de otoño, el clima no había cambiado casi nada solo algunos grados había descendido la temperatura, aun se mantenía un fresco aire y un reconfortante calor para nuestro joven aventurero, pero nada de ello arreglaría lo que estaba a punto de desatarse.

Ritsen se despertó de su profundo sueño y alzo su vuelo para volver al pueblo, el destino había puesto marcha adelante y ya no podía detenerse, fue un viaje ligero, sin cambios de corrientes de viento, agradable para muchos, inclusive los que podrían deambular por la arena del desierto.

No demoro en llegar y aterrizo en el límite del pueblo y comenzó a caminar hacia su casa, pero algo le perturbo y percibió algo distinto, un ambiente denso, la gente lo miraba de otra forma, con aun mas odio, las alargadas sombras de las casas creaban un ambiente en el que comenzaba a hacerse difícil una visión clara de lo que había, salvo en los radios de luz de las antorchas en algunos sectores, de pronto Ritsen recibe un golpe seco en la nuca y cae al suelo, con los ojos aun entreabiertos pudo observar dos dragones en forma humanoide, que tapados con capucha lo ataban, fue lo último que vio antes de perder el conocimiento.

- Plaza Central del Pueblo -

Ritsen se sentía de rodillas pues no podía ver, porque tenía un saco en su cabeza, aun así se escuchaban un gran murmullo en el exterior y algunas personas cerca de él que cuchicheaba, el recién despertando del desmayo se le hacía imposible entenderles. Fue entonces cuando se le quito el saco en su cabeza, agito su cabeza para observar todo rápidamente y supo que se encontraba en la plaza de su pueblo, al frente de él el pueblo con antorchas y él una tarima, al lado algunos dragones que aún no diferenciaba, ya era entrada la noche, y parecía que todo el pueblo estaba ahí.

- Señores, ha llegado el momento, Ritsen ha despertado – fue en ese momento que aquél extraño se quitó su capucha, era Bastius – Ya se ha dialogado bastante esta tarde y ha quedado todo claro, pero nadie se encuentra por encima de nuestra ley, por ello, se realizará una votación enfrente de él para que él mismo lo vea – a estas alturas Ritsen no comprendía nada, todo era tan extraño que no se imaginaba lo que se avecinaba – compañeros, todos hoy decidiremos si Ritsen Zerstörer Ughdara será desterrado de este pueblo hasta nueva votación, su delito, corromper e intentar de alterar las buenas costumbres y cultura de nuestro pueblo, demostrándolo a través de su falta de interés por la misma.

Ahora Ritsen lo comprendió, todo estaba claro, un destierro, una medida demasiada excesiva para su delito, aun para Bastius, era extraño como él había cambiado con el tiempo, pero no le daba derecho a eso, pero no tuvo mucho que hacer, el pueblo se manifestaba y alzaba sus antorchas en señal de aprobación, solo en un rincón pudo ver a sus padres, asustados y tristes, sabían cuál era la decisión, en otro costado el sabio del pueblo, el jefe, tampoco se manifestaba se mantenía firme y tenso ante todo el tumultuoso acto. Cuando Ritsen volvió a ver la votación ya todo estaba hecho.

- El pueblo ha hablado a través de la ley y yo solo seré su humilde ejecutor – con aquellas palabras Bastius tomo a Ritsen y se convirtió en dragón para poder cargarlo a la periferia del pueblo, siendo imitado por todo el pueblo, fue desatado y empujado hacia el inmenso desierto, atrás de él Bastius y un puñado de guardias del pueblo apuntándole con sus lanzas.

Nuestro joven Ritsen, comprendiendo ya todo y con un gran sentimiento de traición, no hacia el pueblo, sino hacia un aire de perversión, de manipulación de gente por parte de Bastius, pero no deseaba luchar y rogar a un pueblo que ahora no lo quería, miro al cielo estrellado, aquella bóveda nocturna cubierta con pequeños brillos, miró hacia atrás y dijo – las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos – y se marchó.

El pueblo no entendió el sentido de aquellas palabras, pero poco a poco empezaron a razonar, habían perdido a un compañero, habían segregado a alguien de su pueblo, en tiempos que lo prohibían, quizás que sería lo siguiente, ellos mismos se sentían en peligro mientras veían a alejarse a Ritsen, pero nadie cambiaba su opinión y lo aceptaba nuevamente, tenían miedo, eran almas débiles que solo tenían deseos.
avatar
Ritsen
Dragones

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/11/2014

Hoja de personaje
Telurianos: 50 monedas
Nivel: 0 / 15
Puntos de Exp.:
53/500  (53/500)

http://www.teluriantales.com/t315-id-ritsen-zerstorer-ughdara

Volver arriba Ir abajo

Privado Re: Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos - Mañana -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.